Personal médico da indicaciones en un centro de diagnóstico de coronavirus, en Beijing (Reuters)