Personal médico de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Quito (EFE/Mauricio Torres/Archivo)