Personas con barbijo en el transporte público (REUTERS/Ana Ferreira)