Personas con mascarillas caminan por una calle durante la cuarentena impuesta por el gobierno para reducir las tasas de contagio de COVID-19, en Bogotá, Colombia (REUTERS/Luisa González)