Personas con mascarillas en una estación de trenes. REUTERS/Fabrizio Bensch