Personas con mascarillas para prevenir la propagación del coronavirus cruzan una calle en Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda/Archivo