Personas pasan cerca a los índices de las bolsas de Shanghai y Shenzhen en China (REUTERS/Aly Song)