Personas recogen agua en el barrio de Petare en Caracas, Venezuela (REUTERS/Manaure Quintero/Archivo)