Perú es ya el primer país del mundo con mayor tasa de mortalidad