Picos de COVID alertan a Latinoamérica, que ronda ya los 10 millones de casos