Policía con máscaras faciales en Kenya. REUTERS/Thomas Mukoya