Policías arriban al lugar del ataque (AP)