Por qué Adam Sandler es mi padre favorito del cine