Por qué nos parece caro pagar 21,99 euros por ver