Por qué una gran película de terror no necesita asustar a nadie