Por qué yo sí creo que Google y Facebook deberían pagar a quienes les nutrimos de contenidos