Preocupación en algunos agentes de bolsa que trabajan en la sede de la Bolsa de Valores de Nueva York (EFE /JUSTIN LANE /Archivo)