Puesto médico de testeo en la ciudad de Almaty, Kazajstán July 8, 2020. REUTERS/Mariya Gordeyeva