Quitter, Tidal y otros servicios que iban a comerse el mundo… y al final quedaron en nada