Rafael Amaya confirmó que estuvo en rehabilitación por sus excesos con las drogas y el alcohol