Rafael Grossi habla con la prensa tras su arribo a Teherán (REUTERS/Leonhard Foeger)