Represión en Hong Kong. REUTERS/Thomas Peter/