Residentes de Galveston hacen fila para entrar a refugios para evitar congelarse de frío en sus hogares maltrechos (REUTERS/Adrees Latif)