Roland Mary es dueño del restaurante Borchardt, una de las escalas obligadas en Berlín para Brad Pitt y muchas otras estrellas de Hollywood