Román, ahora Goku en su paso por el Barcelona (Reuters)