Sepultureros con trajes protectores se preparan para enterrar el ataúd de una mujer de 63 años que murió por COVID-19 en el cementerio de Vila Formosa, en San Paulo. Ya son casi 70.000 los brasileños muertos en esta pandemia. REUTERS/Amanda Perobelli