Sepultureros del cementerio de Vila Formosa, el más grande de América Latina, abren nuevas fosas en San Pablo (Brasil) (EFE)