Series paradas y crisis publicitaria por la COVID-19: la televisión estadounidense empieza la temporada más atípica de su historia