Stewart pasa la cuarentena en su granja de Bedford de 61 hectáreas con tres personas: McCallister, su ama de llaves y su chofer.