Su manía por cambiar las escenas o hacer largos ejercicios introspectivos provocó que ningún estudio quiera trabajar con él (Reuters/ Brendan McDermid)