Tan cercana era la relación de Luis Miguel con Andrés García que lo llamaba "tío".