Tanto en 1964 como en 1970 Salvador Allende enfrentó fuertes campañas en su contra.