Tareas de rescate en un edificio derrumbado. REUTERS/Tuncay Dersinlioglu