Tareck El Aissami, ministro de Petróleo del régimen de Maduro, es señalado como uno de los principales funcionarios chavistas con nexos con el grupo terrorista Hezbollah