Todavía es una incógnita cómo se reafirmará Donald Trump en el negocio familiar una vez que deje la Casa Blanca (REUTERS/Kevin Lamarque)