Tony Hudgell posa para una foto después de recaudar más de 1 millón de libras para el hospital que le salvó la vida, en Kings Hill, Gran Bretaña (Reuters)