Trabajadores electorales desinfectan la zona de trabajo (Reuters)