Transeúntes caminan por el centro de Santiago (EFE/Alberto Valdés)