Tras aterrizar en Marte, el rover Perseverance envió un par de imágenes desde el planeta rojo