Tras el viaje a África con el príncipe Harry, Meghan Marlke "regresó sonriente, completamente hechizada”. (REUTERS/Hannah McKay)