Trump y Bolsonaro en un encuentro en Mar-a-Lago el 7 de marzo de 2020 (REUTERS/Tom Brenner/archivo)