Un agente sanitario se dispone a tomar una muestra de una paciente en un puesto móvil de pruebas de COVID-19 en Milwaukee, en el estado de Wisconsin (REUTERS/Bing Guan)