Un agricultor ara un campo con un buey en el condado de Yangshuo, en la Región Autónoma de Guangxi Zhuang, China (REUTERS / Thomas Suen)