Un ataque cerebral se produce cuando una parte del cerebro deja de recibir sangre por la oclusión de una arteria