Un ataque ransomware a ERT, que vende software para ensayos clínicos, provocó que algunos investigadores volviesen a lápiz y papel