Un auto arrasado por el tifón en Barangay San Isidro (REUTERS/Eloisa Lopez)