Un barco de vigilancia de la Guardia Costera China en las islas Senkaku (AP)