Un centro de testeo en una ciudad italiana (EFE/EPA/GIUSEPPE LAMI/Archivo)