Un empleado con una máscara facial espera a los clientes detrás de una cortina de plástico en una tienda de alimentos en Madrid (REUTERS/Sergio Pérez)