Un equipo de forenses en uno de los lugares atacados (EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA)